miércoles, 11 de junio de 2008

Baile de cromos en Can Barça

Por Cristian Naranjo

Mientras la Eurocopa comienza a entrar en calor, el mercado de fichajes parece haber perdido protagonismo mediático. Los grandes clubes no están parados ―todo lo contrario―, pero sí expectantes. Una competición de selecciones es el mayor de los bazares futbolísticos, donde a modo bursátil los precios no hacen más que subir o bajar. Algunos equipos concretaron buena parte de los deberes veraniegos días antes del inicio del Europeo y ahora están tomando posiciones por los jugadores que pretenden, a la espera de que finalice el torneo para poder contratarlos. Entre otros es el caso del Barça, obligado a renovar su plantilla de arriba a abajo tras dos temporadas nefastas. Ocho jugadores azulgranas de la actual plantilla están en la nómina de la Eurocopa: Puyol, Xavi, Iniesta, Thuram, Henry, Abidal, Zambrotta y Deco. El futuro de todos ellos está prácticamente confirmado a excepción del del medio luso. Los tres españoles van a ser pesos pesados para Guardiola; Thuram termina contrato y ya hace tiempo que busca destino; Zambrotta lo tiene cerrado con el Milan; Henry se quedará, ante la falta de pretendientes de altura. Por último, Abidal mantendrá su puesto en el lateral izquierdo a la espera de poder recuperarle físicamente. La gran duda sigue siendo Deco; más aún tras los dos grandes partidos que ha firmado ante Turquía y República Checa. El futuro del todoterreno de origen brasileño condicionará el aspecto final de la media del Barça. Si finalmente decide unirse al proyecto neroazzurro de Mourinho, su compañero de medular en la selección, de nombre casi idéntico al del técnico, podría convertirse en su sustituto: João Moutinho. Cualquiera de los dos complementaría la lista de centrocampistas para la 2008-09. Yo me inclino por pensar que Deco se marchará para ser titular en Italia, ya que ante Xavi, Iniesta, Touré y Keita parece carne de banquillo. Lo de Moutinho es toda una incógnita de momento.

Por ahora, el Barça se ha centrado en mejorar su trinchera en detrimento del armamento ofensivo. Llegaron Piqué, Keita, Cáceres y finalmente Alves. Lo del brasileño merece capítulo a parte por el gran desembolso que ha supuesto. 30 millones de euros ―el tercer fichaje más caro de la historia del club― por un lateral se antoja una cifra desorbitada. Si bien es cierto que Alves era viejo objeto de deseo azulgrana, ese argumento no justifica en absoluto haber cedido a las pretensiones del acre Del Nido. Si Laporta estaba dispuesto a pagar 30 millones, ¿por qué se ha demorado dos temporadas en ficharlo? La liga pasada y la anterior Alves fue dueño y señor del flanco derecho de todos los campos que pisó. Por carácter, sacrificio, velocidad y omnipotencia. Nadie dudaba de que se tratara del mejor lateral posible, a mucha distancia de sus perseguidores. A día de hoy, su fichaje alberga dudas. Sigue siendo el mismo, pero con dos años más y una temporada a medio gas a sus espaldas. Cualquier fichaje del Barça está bajo sospecha desde el día en que rubrica su contrato. Alves, el lateral de los 30 millones, sufrirá un control propio de El show de Truman. En sus piernas está hacer olvidar su precio. Sergio Ramos sabe algo de eso.

Perfiladas casi por completo la media y la defensa, sorprende el agujero existente en el frente de ataque titular. Un agujero que puede ser negro azabache de confirmarse la marcha de Eto’o. Por principios, el que escribe nunca renegaría del delantero africano. Soy de los que opina que fue él quien le añadió el picante al hasta entonces bondadoso equipo de Ronaldinho. El Barça nunca habría ganado dos Ligas y una Champions sin el estilete camerunés. No creo que nadie haya olvidado sus señas de identidad: derroche físico, garra, desmarque, velocidad punta y gol; mucho gol. Por todo eso cuesta imaginarse un Barça ganador sin él. Villa responde al mismo perfil de delantero. Añade más calidad técnica que el camerunés y posee el mismo olfato goleador, pero no está dotado de su sexta velocidad. La regularidad que exige un equipo grande sería el gran reto del asturiano. Hay otras alternativas, todas ellas con inconvenientes: Benzema sería un fichaje tan caro como arriesgado de asumir; Drogba encajaría bien en el dibujo, pero como solución transitoria; Güiza se ha destapado como goleador, pero no tiene el cartel suficiente; Adebayor reúne grandes condiciones y al parecer es el preferido de Guardiola, pero será difícil sacarle del Arsenal tras haber explotado este año; Ibrahimovic… fue un bonito sueño de verano.

El problema de suplir la marcha de Eto’o radica en lo bueno que es al 100%. Que nadie dude de que será harto complicado sustituirle sin salir perdiendo en una o varias facetas. Estaremos atentos. Por lo pronto, el próximo fichaje sigue sin apuntar al centro de la delantera sino a la banda. El bielorruso Hleb aportará capacidad de asociación, calidad, movilidad, desborde y trabajo, pero el gol no parece ser lo suyo. El cenit del deporte rey está reservado para un selecto grupo de elegidos. El Barça sigue en busca del suyo cuando en realidad ya lo tiene. El fútbol, como la vida, es una eterna paradoja.

*************************************************************

3 comentarios:

Christian dijo...

Realmente, creo que al Barça se la han metido doblada con Alves, es lo que destacas. Si lo podian fichar por lo mismo el año pasado, por qué no lo ficharon? posiblemente porque Laporta no tenía las urgencias que tiene ahora.

El fichaje de Piqué lo aplaudo, me encanta, pero me parece patetico y poco profesional que un equipo tenga que pagar 5 kilos por un jugador de su cantera, no crees? eso es de tener muy mal ojo de veras.

con respecto al punta tengo muchas dudas. no sé como va a jugar guardiola, pero partiendo del 4-3-3 con los jugadores que tiene el barça, que explota mucho las bandas, quizá drogba no sea la mejor opcion por su forma de jugar mucho más directa, aunque facilitaria las incorporaciones y los remates de las alas, podia converitr al equipo en un embudo. veo mejor a adebayor o güiza. Lo ideal sería ibra, pero amigo, tú lo has dicho, es un sueño.

Soy Christian, el redactor jefe de TDF. No conocía vuestro blog y hemos hecho un gran descubrimiento, es realmente sensacional. Me gustaria hablar personalmente con alguno de vosotros, pues nos gustaria que os incorporaseis al equipo de TDF en nuestro objetivo de crecimiento continuo. Evidentemente, tendriais la misma libertad para escribir sobre lo qué querais y cuando querais. si os interesa la propuesta, en mi perfil está mi dirección de correo. Realmente me gustaria poder hablar con alguno de vosotros.

un abrazo y suerte

José María dijo...

Bien, bro, bien.
Nunca desconfìes de tu futuro si sigues escribiendo asì (con chispa, rigo y desde el estòmago).
Viendo que tenéis un columna dedicada a la literatura futbolìstica me voy a permitir la frivolidad de recomendaros algo por si queréis echarle un ojo: Por supuesto, las obras de artìculos antològicos de Vàzquez Montalbàn y Enric Gonzàlez(aunque a este pollo me lo descubriste tù!) y tambièn teneis que leer lo que sea de Eduardo Galeano (muy, muy tanque).
Sin màs, me despido. Un abrazo y felicidades de nuevo por el proyecto.

-Chema-

"Ese petiso gordo" dijo...

Pero bro, ¡tio! No te reconocía con el nick de José María y te respondí en la otra entrada como si fueras alguien anónimo. Me alegro de que seas tú y de que te esté dando gustito nuestro rincón. Los libros que me comentas son evidentemente de lo mejorcito. La recopilación de artículos de Montalbán me la compré en cuanto salió (canela pura); el de Enric González lo tienes tú, así que no problem; y el de Galeano ('Fútbol a sol y a sombra') se lo ha comprado Albert hace poco. Hay un blog muy interesante, 'Historias del calcio y otros mundos', donde el autor cuelga todo tipo de textos de calidad con un denominador común: el fútbol. Te flipará. El último texto que ha colgado es de Ray Loriga. Tienes el link en nuestro blog, a la izquierda.

Por cierto, tus visitas y comentarios siempre son un lujo, pero contar con tu firma, aunque sea de vez en cuando, sería flipante. ¡Anímate brother! Yo sé que te pica ese gusanillo...

¡Un abrazo doctor!