miércoles, 11 de junio de 2008

De la mano de Iniesta y Villa

Por Cristian Naranjo



Tras debutar en la Eurocopa, no parece mala noticia estar entre las tres selecciones que han desplegado mejor juego hasta el momento junto con Holanda y Portugal. Y aunque suene a agrio presagio mundialista, marcar cuatro goles siempre es sinónimo de jolgorio justificado. No obstante, no es conveniente apuntarse al carro de la euforia de buenas a primeras. Al fin y al cabo se trata de España, la misma selección que lleva acumulando batacazos desde el 84. Mentira, no es del todo cierto. En este equipo habitan jugadores que huelen distinto. La lista la encabeza Iniesta, un tipo tan poco agraciado en el plano físico como portentoso en el mental; alguien que en caso de medir 1'85 y ser tan ubersexual como Zidane tendría plaza preferente en el olimpo. Después está Villa, el delantero perfecto para ir a la guerra: ambicioso, luchador, veloz, hábil... y acreditado como el que más en el arte de golear. Hoy le ha hecho un traje a los rusos de patrón asturiano. A su lado juega Torres, a priori el punta más titular de todos por su excelente temporada. La lacra del Niño es su incapacidad para producir en espacios reducidos. Ocurre que hoy Rusia ha salido a dar la cara y Torres se ha hinchado a tirar desmarques en carrera.

Iniesta, Villa y Torres, secundados por la raza de Ramos, el pundonor de Puyol, la brújula de Xavi, la llegada de Cesc, el vuelo de Casillas y el aporte de perfectos jugadores de fondo de armario como Cazorla y Güiza forman un grupo apto para defender a la selección con dignidad. Nadie sabe donde se estrellarán: puede que en cuartos, puede que en semis, puede que en la final… No me imagino a Casillas levantando el trofeo, pero sí creo en ir partido a partido resolviendo los problemas tal y como vayan apareciendo. Por lo pronto, no todos los equipos saldrán a atacar como lo ha hecho Rusia, lo cual aminora la pegada de la selección, acostumbrada a aburrirse y a aburrir cuando enfrenta a equipos cimentados en el culto al cerrojazo. El próximo escollo se llama Zlatan y se apellida Ibrahimovic. Hoy ha firmado el mejor gol de lo que llevamos de Eurocopa. Sin embargo, Aragonés no debe preocuparse tanto del imprevisible punta como del posible entramado defensivo ideado por Lagerbäck. Si la selección se apoya en Iniesta para trazar el camino y en Villa para penetrarlo, España tendrá mucho ganado en su aspiración por ser primera de grupo. Más adelante habrá tiempo para escudriñar la frontera de cuartos. Mientras tanto, hay vía libre para soñar.

2 comentarios:

José María dijo...

Magníficos artículos y magnífica iniciativa. Seguid así. Saludos.

"Ese petiso gordo" dijo...

Muchas gracias José María. Se agradece mucho tu comentario. Nos encanta el fútbol. Como Enric González creemos que es un juego muy serio, y como tal lo abordamos. Estás invitado a volver siempre que quieras. Saludos!