miércoles, 17 de febrero de 2010

Otra vez la primera cita

Por Albert Valor

El Real Madrid tornaba ayer al ruedo tras un luengo periodo de aridez. Después de haber sido el mayor casanova europeo que se recuerda, los años sin conquistas pesan como las bolas de aquellos presidiarios de ropaje rayado. Por si fuera poco, los cortejos exitosos de sus rivales de siempre aún le atan más la soga alrededor del cuello. Ayer tenía la primera cita con la orejuda, una señorita que en otros contextos sería objeto de burla, pero que en éste es la que más libido despierta entre los aspirantes. Creía llegar el Madrid al envite con sus mejores galas. Con su mejor reloj, con su corbata más sedosa, con su traje favorito y con su colonia más cara. Aunque descuidó un poco los zapatos. Sí, el calzado es importante. Siempre hay que pisar fuerte. Quizá por eso se sintió extraño. O quizá fue porque no le gustara el lugar. Como si no le inspirase confianza. Se presume que la zona le traía malos recuerdos, puede que por desencuentros pasados. Y la verdad es que no estuvo bien. No impresionó a la dama. Tampoco aprovechó sus momentos de flaqueza. Y por si fuera poco, en un momento de nervios, manchó de café la blanca blusa de la damisela. Mal empezó la cosa.

Lo único que sabe ahora es que volverá a verla. Puede que tenga más de una cita con ella, pero la siguiente será crucial. Quizá definitiva. Lo malo es que no será hasta dentro de tres semanas. Lo bueno es que ese día la invita a casa a cenar. Estará en su terreno, sí. Pero eso no garantiza nada. Mucho tendrá que demostrar. Y ante todo, se verá ante el imperativo de atacar. Atacar con estilo. Con personalidad. Con amor propio. Sin miedo a que otro error le amargue la existencia. Esta vez ya no habrá subterfugios. A la orejuda no se le antojan los ordinarios. Ni los cobardes.


*************************************************************

3 comentarios:

Tito Marshall dijo...

Todo abierto para la vuelta... allí si q no valdrá aquello de "especular en función de...", y menos contra un equipo q yo creo q es eso.. un equipo. Y muy aplicado.. y con hambre, tal vez más q otros, no sé.. pero se me, pero se me antoja q va a ser un partido q no va a crear indiferencia. Y como muy bien dices.. A la orejuda se le ha de entrar de frente.. con respeto pero con carácter.. y demostrando quien eres desde el principio.. las estadisticas estan para romperlas.. pero....
Q siga la fiesta!!

Gilicorner dijo...

Hola,
me gustaría ponerme en contacto contigo, ¿puedes darme un email?
Un saludo.

"Ese petiso gordo" dijo...

Gilicorner, éste es mi email, aunque ya te lo envié hace unos días por correo

albertvalor10@hotmail.com