miércoles, 20 de mayo de 2009

El Barça de Iniesta; el United de Rooney

Por Cristian Naranjo

Falta justo una semana para el partido más esperado de lo que llevamos de siglo XXI. La final de la Liga de Campeones, que ha de enfrentar a los dos equipos más en forma del mundo, se presenta como el mayor espectáculo posible. Si el Barça llega fuerte, el Manchester llega mejor. Por primera vez en muchos años se enfrentan en una final los dos equipos que han acreditado ser mejores a lo largo de la competición.

El Barça llegará a Roma con todos los deberes hechos y los exámenes superados con matrícula de honor. No en vano se ha proclamado campeón de Liga y Copa con un fútbol celestial, arrollando a sus principales rivales a medida que se iban interponiendo en su camino. Como si del caballo de Atila se tratara, por los campos donde ha pasado el Barça esta temporada no ha vuelto a crecer la hierba. Sevilla, Villarreal, Madrid, Londres, Valencia… El equipo de Guardiola se dio un festín en el Bernabéu y en Mestalla, donde trituró a Madrid y Athletic respectivamente. El fútbol que hacen los blaugranas se basa en conceptos sencillos de asimilar pero harto difíciles de lograr. En primer lugar, el Barça tiene al menos un once inicial de jugadores extraordinarios. De esos once, no podrán jugar ni Márquez por lesión ni Alves por sanción. Iniesta y Henry, en cambio, están entre algodones a la espera de poderse recuperar a tiempo de sus dolencias. A pesar de las posibles bajas, Guardiola presentará un once temible porque saldrá con lo mejor que tiene y al ataque, como ha demostrado durante toda la temporada. El Barça sólo sabe jugar a ganar. Sus jugadores están programados para atacar del minuto 1 al 90. En segundo lugar, el equipo cuenta con la coherencia de su entrenador, capaz de sacar el máximo de sus jugadores allá donde los ubique. Y en tercer y último lugar, los culés cuentan con un aliado, con un doceavo hombre: el balón. Y es que el equipo que comanda Xavi no lo suelta ni mediando las armas. La mitad del once tiene un manejo extraordinario de la pelota, lo cual protege al equipo y desespera a los rivales.

Así las cosas, el once que con toda seguridad presentará Guardiola será el siguiente: Valdés en portería, dando seguridad por alto, con los pies y cerrando el candado en el uno para uno; Puyol en el flanco derecho por la ausencia del maratoniano Alves. Qué decir del gran capitán. Todo fiabilidad y entrega; Touré Yaya como central diestro para ocupar el lugar que deja vacante Puyol. El marfileño, una delicia como mediocentro de cierre, cumple también como central. Aporta exuberancia física, salida limpia de balón y sólo ofrece una duda: ¿sabrá defender la velocidad al espacio de Rooney y Cristiano Ronaldo?; a Touré lo acompañará un hombre totalmente consolidado como central titular del Barça. Piqué asegura contundencia por bajo y por alto, inteligencia táctica y excelente salida de balón en corto y en largo. Como Touré carece de velocidad en espacios abiertos y lo puede pasar mal con los delanteros del United; como lateral zurdo actuará por exigencias del guión Keita. Guardiola no tiene reparos en descubrir que su comodín para casos de emergencia es el malí, un jugador que no termina de ejecutar con excelencia ninguna faceta del juego pero que cumple en todas ellas. Al menos en opinión de Guardiola. El africano tiene un aceptable trato de balón, va fenomenal por alto y sabrá cubrir su zona con solvencia; por delante de la defensa repetirá como en Stamford Bridge Sergio Busquets. Guardiola apuesta ciegamente por él a pesar de su juventud. Sin embargo, contra Chelsea no existió. Según Ramon Besa: “Tampoco Busquets funcionaba: tímido en ataque, presionó a destiempo y defendió mal en la jugada del gol”. De hecho, está por ver cómo reaccionará el canterano en un partido que puede marcar el despegue o el declive de su carrera. De su acierto en el corte, en la conducción y en la entrega depende en gran medida el transcurso de la final. Sea como fuere, Busquets asegura intensidad en el juego y poderío aéreo; como volante derecho y llevando la batuta del juego estará el doctor Xavi, alguien de quien está todo dicho y escrito. El de Terrassa es el jugador más fiable del equipo. En lo que va de temporada no se ha lesionado ni tampoco se ha escondido en ningún partido. La Eurocopa le transformó. De ser un buen centrocampista pasó a ser un jugador de enciclopedia. Todo lo que ejecuta lo hace con sentido. Controla, gira, alza la mirada, toca y se mueve… Santiago Segurola decía que Zidane era un reloj con botas. Xavi es el Big Ben; a su lado estará el bautizado por Joaquim Maria Puyal como ‘Don Andrés’. El de Fuentealbilla llegará justo para disputar la final. Por tanto, no sería de extrañar que llegara falto de ritmo. No obstante, siempre ha respondido cuando ha vuelto de una lesión. Iniesta es al Barça lo que las burbujas a la Coca-Cola. Es la chispa que estalla en el paladar de los aficionados. Es tan bueno como Xavi pero además tiene desborde y verticalidad. Un lujo y una necesidad para su equipo; en la derecha del ataque aunque permutando de posición actuará el antílope africano Samuel Eto’o. Son muchos los que le critican por su falta de puntería en los últimos partidos, olvidando quien abrió el camino de la victoria en Paris. Eto’o es el mejor delantero de Europa y volverá a demostrarlo en Roma; en el centro del ataque y suspendido entre líneas jugará el ‘pequeño Diego’. El argentino pondrá la imaginación y el desequilibrio que necesita el Barça para hacer daño al Manchester. Messi es capaz de llegar al gol de mil maneras distintas. Se asociará con Xavi e Iniesta para convertir el partido en un rondo constante; finalmente, como vértice izquierdo del equipo culé flotará monsieur Henry. Al igual que Iniesta, el francés llegará justo para disputar la final. Su lesión es de rodilla, lo cual complica su recuperación, pero todo apunta a que estará a punto para saltar al Olímpico de Roma. Titi es básico para el equipo porque aporta amplitud, profundidad, asistencia y sobre todo gol, mucho gol. Esta temporada se ha reivindicado a base de tantos importantes en momentos importantes, justo cuando deben aparecer las estrellas. Tenerle sobre el campo será una forma de intimidar al Manchester desde el inicio.

Y enfrente, acechante y dispuesto a revalidar corona, espera el peligroso United. Campeón de Inglaterra con solvencia por tercer año seguido, el equipo de Ferguson cuenta con la plantilla más completa del mundo. El escocés tiene donde elegir, aunque su once inicial no brilla tanto como el del Barça. El United alineará a Van der Sar en portería. Experimentado, sobrio y dos veces campeón de Europa; como lateral diestro actuará un centrocampista reconvertido. Debido a su altura ─1’91 m.─, O’Shea no se distingue por ser un jugador rápido. Tampoco destaca por ser un gran marcador, por lo que Henry debe probarle en el uno para uno; en el eje de la zaga y sin discusión, Ferguson alineará a Vidic y a Ferdinand. Se dice de ellos que son la mejor pareja de centrales del mundo. Por contundencia en el corte, juego aéreo y velocidad desde luego lo son. Sin embargo, quizá les falte algo de salida de balón. Los delanteros del Barça tendrán que estar especialmente incisivos en la presión para cazar algún balón en zona decisiva o provocar un balonazo a zona propia; como lateral zurdo jugará el mejor del mundo en su puesto. El francés Evra es como el hermano bueno de Abidal: veloz, incansable, de amplio recorrido, buen defensor y buen atacante. Eto’o no debe intentar desbordarle porque será imposible. La opción es buscarle la espalda por velocidad, aunque será difícil; como pareja en el doble pivote actuarán Carrick y Scholes. El primero es un jugador muy completo: trabajador, bueno técnicamente y con buen disparo de media distancia. Scholes es parecido pero más ofensivo y de más recorrido. Los dos ingleses se presumen escasos para contener el caudal de juego que fabricarán entre los tres canteranos del Barça; ayudando en las tareas de destrucción y aportando despliegue físico y llegada actuará Park Ji Sung. El surcoreano es un fijo para Ferguson en las grandes citas debido a la cantidad de facetas del juego que domina y a su disciplina táctica; en banda izquierda cabe la duda de quién jugará, si el veterano Giggs o el joven Anderson. Es muy posible que Ferguson opte por ser conservador y le dé chance al experimentado galés. El brasileño destaca por su gran zancada y llegada al área, mientras que Giggs tiene una zurda sedosa para lanzar centros a la pareja de atacantes; una pareja formada por dos delanteros que no necesitan presentación: Rooney y Cristiano Ronaldo. El primero es el jugador más peligroso y completo del United: rápidísimo, inteligente, luchador, pasador, goleador… Tiene muchas de las virtudes de Eto’o pero es mucho mejor técnicamente que el africano; y finalmente el mediático Cristiano, un jugador situado por todos al nivel o incluso por encima de Messi. El futbolista por el cual suspira Florentino. Un jugador de fama mundial, más millonario y más bello que su pareja de ataque pero mucho peor jugador. Es cierto que tiene muchos registros para llegar al gol y que eso le convierte en peligroso por impredecible. Sin embargo, no se engañen, el principal peligro del United se llama Wayne Rooney.

*************************************************************

2 comentarios:

Chema dijo...

"La Eurocopa le transformó. De ser un buen centrocampista pasó a ser un jugador de enciclopedia" o "Iniesta es al Barça lo que las burbujas a la Coca-cola".
Acabo de pasar 10 minutos de puro deleite.

Gracias por atender mi petición en tu blog.
De verdad, un análisis impecable.
Además, es entretenido de leer (una característica q yo siempre agradezco, pero q no encuentro en los escritos de casi ningún periodista).

Me ha gustado la inclusión de citas periodísticas (sobre todo la de Segurola). Me gustan esos pequeños homenajes.

Como siempre q leo el último artículo q publicas me parece el mejor hasta la fecha (aunque soy consciente de que el próximo q escribas desbancará al inmediatamente anterior y se convertirá en mi favorito...).

Además, te arriesgas a realizar dos pronósticos (que Eto'o marcará y que, al contrario de lo q dice la mayoría, Rooney será el gran protagonista por parte del Man U).

Espero q ya estés pensando en el próximo artículo (por mi parte, yo ya estoy deseando leerlo).

Un abrazo.

"Ese petiso gordo" dijo...

Muchísimas gracias, doctor. Sólo por recibir tus críticas ya merece la pena escribir. Algún día puedes emitir un juicio negativo; no me enfadaré. No hay artículo perfecto. Me alegro que te hayas entretenido y que los símiles te hayan parecido acertados. Todo el mérito pertenece a los grandes del periodismo deportivo: Segurola, Besa, Relaño, Enric González, Julio César Iglesias... Últimamente apenas les leo, pero ya me he contagiado de su escritura. La fluidez se la debo sobre todo a Segurola. Sin duda mi favorito.

No dudes que la final va a ser un partido difícil de resolver para los dos equipos. Se va a decidir por pequeños detalles: una jugada individual, una falta, un córner. Para el Barça será casi imposible reventar el cerrojo del Manchester con su juego de combinación. Ferguson habrá estudiado al milímetro los automatismos de Guardiola y sabrá cómo defenderse. Confío ciegamente en Messi. Es el mejor del mundo y siempre da la cara cuando de conquistar cumbres se trata. Sobre Eto'o, me parece bueno que se le esté criticando. Él se crece ante sus detractores y tampoco es de los que se esconde. Marcará seguro. Xavi e Iniesta son un lujo para su entrenador. Siempre juegan sobresaliente. Me ofrecen más dudas Busquets, al que puede venirle grande el partido, y Henry, que llegará muy justo al partido. Si finalmente juega, del francés sólo se pueden esperar buenas noticias. Lo tiene todo para ser protagonista: punta de velocidad para demarrar a O'Shea, chispa y, como dice Guardiola, mucho sentido del gol. Además, Henry sueña con alzar su primera Champions. Un jugador tan grandioso como él se merece el entorchado. La defensa cumplirá juegue quien juegue. Sólo tengo una duda: la velocidad a la contra del Manchester frente a la lentitud de Piqué y Touré. Serán claves las coberturas de Puyol a la espalda de sus centrales.

El Manchester, salvo sorpresa mayúscula, saldrá a esperar atrás y a cazar una contra mortal con Cristiano y Rooney, que son dos pura sangres cuando pueden correr a campo abierto. Buscarán las faltas laterales, los córners, un cañonazo de Cristiano... Me da la sensación que el Manchester tiene menos jugadores capacitados para marcar, y sin embargo tienen muchas formas de llegar al gol. Es un equipo tan mezquino como el Chelsea a pesar de tener más purpurina. Saldrán a repetir la obra de Hiddink. Y ahí estará su pecado. Sólo tu querido Espanyol ha sido capaz de ganarle al Barça esperándole 90 minutos atrás. Ni Madrid, ni Valencia, ni Chelsea han conseguido tumbarle. Dudo que el Manchester lo consiga por muy rutilantes que sean sus nombres.

El primer gol suele decidir las grandes finales. Ocurre que el Barça ha acreditado esta temporada ser experto en desmontar teorías. En el Bernabéu, Higuaín -un jugadorazo, por cierto- marcó primero y el Barça terminó acuchillando. Lo mismo sucedió en la final de Copa. Todo es posible con el equipo de Guardiola, capaz de resolver con hambre, orgullo y fútbol cualquier situación adversa. Si nos regimos por la mera teoría, sería un infierno que el Manchester se adelantara. Y aquí es donde emerge la figura del malvado Rooney, con el que nadie parece contar. Es cierto que Cristiano tiene un abanico de armas a su disposición, pero es Rooney el que encarna todos los valores del United. Si Satanás jugara la final, lo haría en el cuerpo de Rooney, lo cual es inquietante. Sin embargo no hay nada que temer. El Barça tiene una ristra de exorcistas donde elegir, comenzando por Iniesta.

Ya queda menos. Que gane el mejor. Mi pronóstico: 3-1. ¡Un abrazo enorme bro! Nos vemos pronto.