martes, 23 de junio de 2009

Auge y declive de un genio

Por Cristian Naranjo

Ronaldo de Assis Moreira, más conocido como Ronaldinho Gaúcho, es a sus 29 años el retrato de un cadáver prematuro. Oficialmente no está retirado, pero hace años que su magia se esfumó. Fue tocar el cielo con las manos y precipitarse al vacío. No es el primero que sucumbe ante su propia leyenda. Ya recorrieron el camino inverso a la gloria Best y Maradona, entre otros. Se ha conocido que el Grêmio de Porto Alegre piensa en su fichaje, lo cual supondría una jubilación pagada de forma excelente y una lástima para el fútbol.

Nadie podía imaginar en mayo de 2006 que la carrera de Ronaldinho iba a desviarse tanto. Eran tiempos mejores: tras ganar dos Ligas seguidas, se había proclamado campeón de Europa siendo escogido mejor jugador. El mundo entero se rendía ante un funambulista del fútbol, capaz de dominar con brillantez todas las facetas del juego. Ronaldinho no jugaba jamás para el aprobado; buscaba siempre la Matrícula de Honor, la excelencia. Era un corcel a la hora de esprintar y un alfarero con el balón en los pies. Bicicletas, croquetas, elásticas, sombreros, vaselinas, colas de vaca, rabonas… todo tenía cabida en su bolsillo invisible. Disfrutaba celebrando goles de videoteca, pero nada le satisfacía más que un pase de topógrafo mirando a la grada. Siempre sonreía, en un envidiable gesto de gratitud a la vida, y con su irregular dentadura se ganó a etnias enteras. Con él, el Barcelona se recolocó sobre el mapa y volvió a ser competitivo. A pesar de su condición de estrella, no era arrogante ni individualista. Antes al contrario: siendo el mejor, aumentaba el rendimiento de sus compañeros. Los calificativos se consumen al hablar del buen Ronaldinho, que despuntó en Grêmio y Paris Saint Germain hasta alcanzar el culmen de su fútbol en Barcelona.


Sin embargo, nada fue igual después de París. El futbolista se ahogó en un mar de trofeos y elogios. De 2003 ─año de su fichaje─ a 2008 ─año de su venta al Milan─ su físico se deterioró: llegó al Camp Nou con complexión de maratoniano y se fue con cuerpo de velocista en horas bajas. Tras ganar los títulos más prestigiosos a nivel individual ─FIFA World Player, Balón de Oro─ y colectivo ─Copa Mundial, Champions League─, Ronaldinho se autodestruyó. Comenzó a sustituir entrenamientos por fiestas nocturnas y decidió jubilarse para vivir de su pasado. Un declive vergonzoso para un futbolista concebido para satisfacer los paladares más exquisitos. La historia le recordará como un grande, pero su abandono le impedirá entrar en el Olimpo de Di Stéfano, Pelé, Cruyff y Maradona. Se situará al mismo nivel que Ronaldo y Zidane, pudiendo haber sido el quinto dios. De todos modos, ahora que el Barcelona de Guardiola parece ser el descubridor del juego bonito, conviene recordar más si cabe al Gaúcho, bandera de un equipo irrepetible junto a Eto'o y Messi, y posiblemente el jugador más virtuoso en la historia del Barça. Por desgracia, Ronaldinho se pudrió antes de lo esperado. Ha envejecido, como uva de la vieja parra. Ha pasado de moda como una burda tendencia. No obstante, cuando estas generaciones envejezcan y tengan nietos, a buen seguro les hablarán de cómo jugaba al fútbol Ronaldinho, el artista del alambre.

*************************************************************
PLF os recomienda encarecidamente este vídeo. Todo lo mejor de Ronaldinho con la banda sonora que le corresponde. Homenaje y crítica en una sola pieza. Pura exquisitez.

video

2 comentarios:

Devo dijo...

Vaya, que precioso articulo, un resumen excelente de lo que ha pasado con un crack como el Gaucho. Lo conoci en el PSG, me deleito en el Barça y me dio lastima en Milan. Su caida ha sido tremenda, el gen brasileño le ha afectado de la peor manera, intercambio clase y magia por fiestas y derrocho, dejo la alegria que le provocaba al futbol de lado y se convirtio en un crack que pudo ser leyenda, nada mas, una autentica pena.

Sigo este blog hace tiempo, felicito a los autores por que realizan un trabajo excelente, grandes articulos escritos magistralmente. Su blog aparece en la lista que leo asiduamente, desde el otro lado del charco tienen un fiel lector.

Gracias por estos grandes articulos, un cordial saludo.

Devo

El Balón Europeo

David dijo...

Muy buen articulo amigo. De veras felicitarte por tu forma de transmitir...

Desde el primer momento sabia que el brasileño no sería el mismo que el que deleito en barcelona. Pero he de confesar que al inicio de la campaña en Milánme deleitó..pero nada solo fue un espejismo...

Tras él le siguieron el mismo camino con igual éxito Deco, Edmilson....

Un saludo!