miércoles, 28 de julio de 2010

Menos dos alas*

Por Cristian Naranjo

29 de octubre de 1994. Raúl en juventud; la efeméride del debut: vestido de Kelme berenjena, las Lotto Stadio como garfios, y esa adolescencia tan bien puesta, tan madura, como adelantando el albor de lo que estaba por venir. Su actuación en la Romareda no fue más que el primer esbozo del artista. No marcó. Se dedicó a cosas mejores: perder la vergüenza que nunca tuvo y trazar el contorno de su destino.

Tenía sólo diecisiete años, pero hacía varios cursos que Raúl González Blanco se sabía el primero de la clase. Aunque guardara silencio. Nunca estuvo a la altura del resto en gimnasia, pero dominaba como pocos el arte de la alquimia. Como uva de la vieja parra, nació con el gen de la veteranía incorporado. Bendecido desde aquella noche en Zaragoza y llamado a mayores escenarios, todo su fútbol de alambique pasó a descansar, en cambio, sobre un principio más simple: Raúl siempre fue discípulo y maestro de sí mismo. Capitán y grumete al mismo tiempo.

Vino tinto, Bodegas González. Tan Gran Reserva del fútbol como enemigo del primer plano. En rueda de prensa, comparecían las cifras de su cosecha. Lejos de ser veloz como un cóndor, toda una biblia del contraste, para volar jamás requirió de vanidad ni prepotencia. Como el poeta González al que Sabina le canta, se ha mantenido a flote con los pies en tierra. Como un ángel menos dos alas.
*************************************************************
*Menos dos alas – Joaquín Sabina (Vinagre y Rosas, 2009)
http://www.youtube.com/watch?v=eeZAQJXoHAw

3 comentarios:

Titto Marshall dijo...

Profesional,inteligente y madridista. Seguramente está en el récord Guiness del R.Madrid por su trabajo en el campo y sería bienaventurado si pudiera escribir una nueva história lejos del mismo.
Yo creo q sería imprescindible para su entidad. Raúl ha sido muy grande y su gran contraste en la vida ha sido q en el último suspiro, en el último aliento ha visto como el tren que llevaba a la victoria no tenia billete con su nombre. Y se lo merecería tanto o más que cualquiera de nuestros EuroMundialistas porque él en cualquier generación hubiera tenido cabida, sinduda.


"El destino te hace estar en el sitio adecuado, en el momento adecuado y a la inversa."

Titto Marshall

Qualsevol dijo...

Raul y siempre Raul. ¿Es demasiado romántico pedir que el '7' sea retirado de la plantilla blanca? a todas luces, parece que sí. Y más con las divas que sobrevuelan el Bernabeu. Sea como sea y puestos a tirar de platonismo, yo digo que nos moriremos sin ver un futbolista español a la altura. Ojalá me equivoque.

Grande Raul. Grande Sabina. Grande PLF.

PD: me dejo llevar al máximo: exigimos otro homenaje al '14'. Dádnoslo, anda.

guardian dijo...

Hola, lo primero felicidades por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y si quieres ambos podíamos hacernos seguidores de nuestros respectivos blogs.

El mío va sobre jóvenes promesas del futbol internacional, y por si te interesa decirte que formo parte de la comunidad Futbólogos, que reconoce a los mejores blogueros del país, si aceptas dejame un comentario en mi blog y hazte fan y haré lo mismo.

Un enorme saludo desde: http://guardiandelfutbol.blogspot.com/